Crimen de la carretera Málaga-Almería

De Malagapedia
Saltar a: navegación, buscar

El Crimen de la carretera Málaga-Almería hace mención a un episodio de la Guerra Civil Española acaecido en febrero de 1937, durante la toma de Málaga por las tropas franquistas el 8 de febrero, en el que las tropas nacionales bombardearon indiscriminadamente la caravana de huidos que marchaba hacia Almería causando miles de muertos civiles.

Antecedentes

Durante la II República Málaga se había caracterizado por la fuerza del movimiento obrero, en especial de la CNT y del PCE, que consiguió su primer diputado por ésta provincia: Cayetano Bolívar. Durante éstos años se produjeron varios hechos violentos debidos a la polarización social, entre los que destaca la Quema de Conventos y la constante violencia política.

Tras el levantamiento militar del 18 de julio de 1936 contra la II República, la ciudad de Málaga y gran parte de su provincia quedó bajo control republicano debido a la acción de las milicias obreras que consiguieron sofocar el golpe. Durante los primeros meses de guerra, Málaga estuvo prácticamente aislada del resto del territorio de la República ya que la única vía terrestre que la enlazaba y que no estaba en poder de los nacionales era la carretera de Almería, la cual era vulnerable al bombardeo marítimo y dificultaba el envío de soldados y provisiones a la provincia, y de hecho ésta carretera se encontraba cortada a principios de 1937 por unas inundaciones acaecidas en Motril. Por ello las autoridades de Málaga actuaron en muchas ocasiones al margen de las decisiones del gobierno republicano.

Durante los primeros meses de la guerra las milicias obreras habían cometido algunos desmanes como la destrucción del barrio de La Caleta, poblado por elementos de la burguesía].

La batalla de Málaga

El 17 de enero de 1937 el general Queipo de Llano lanzó una primera ofensiva sobre la provincia de Málaga, ocupando Marbella por el oeste y, desde Granada, tomaron Alhama y los territorios cercanos. En éstos dos ataques simultaneos apenas hubo resistencia por parte de los republicanos y provocaron un primer éxodo de civiles hacia la capital malagueña. Sin embargo las autoridades republicanas no creyeron que éstos movimientos iniciaran una campaña general en el sur y no fueron enviados refuerzos.

En el norte de la provincia, los camisas negras italianos reunieron a nueve batallones, es decir unos 10.000 hombres. Por su parte, la República contaba en Málaga con 12.000 hombres, pero tan solo 8.000 fusiles y pocas municiones y artillería.

El 3 de febrero comenzó el ataque definitivo contra Málaga desde Ronda, encontrándo los franquistas una fuerte resistencia. En Málaga cundió el pánico entre los defensores y los civiles por el miedo a quedar aislados. El 6 de febrero los italianos tomaron las cumbres de Ventas de Zafarraya, desde donde dominaban cualquier posible retirada por la carretera de Almería. Ese mismo día se ordenaba la evacuación de Málaga y, al día siguiente, las tropas italianas entraban en los suburbios. El día 8 toda la capital estaba en poder de los nacionales.

El éxodo hacia Almería

Ante los primeros movimientos franquistas hacia Málaga en la capital cundió el pánico ante la represión, por lo que muchos civiles y milicianos optaron por huir por la carretera de Almería. Ésta no había sido cortada, si bien estaba a merced de los bombardeos desde tierra, mar y aire.

Se calcula que fueron decenas de miles los que intentaron huir, aunque el camino era extremadamente dificil tanto por los bombardeos como por el hecho de que la carretera se encontraba en pésimas condiciones a la altura de Motril.

Participaron en el bombardeo, además de la fuerza aérea franquista, los buques Canarias, Baleares y Velasco, así como los tanques y la artillería rebeldes. La escuadrilla aérea España, fiel a la República, trató de defender a los huidos con poco éxito. La mayoría de pueblos en el camino hacia Almería no ayudaron a los fugitivos ante el miedo a las represalias posteriores por parte de los sublevados, que continuaban avanzando. Sin embargo este mismo miedo hizo también abandonar sus casas a muchos de los vecinos de estos pueblos situados en la costa malagueña; tal es el caso de Lagos, en el término municipal de Vélez-Málaga, un conjunto de casas frente al mar donde algunos supervivientes ubican los primeros bombardeos de barcos y aviación contra la población inocente que huía por la carretera. Así mismo, el 8 de febrero también tuvo lugar un desembarco en Torre del Mar con la intención de cortar la retirada de los huidos.

Consecuencias

Los cálculos sobre la cantidad de huidos de Málaga son confusos y dificiles. Se calculan que fueron entre 15.000 y 150.000. La acción del Ejército franquista sobre los huidos por la carretera de Almería provocó entre 3.000 y 5.000 muertos, la mayoría civiles.

Igualmente, la represión sobre aquellos que habían permanecido en la ciudad fue la más brutal desde la caída de Badajoz, en agosto de 1936. Se calculan unos 20.000 fusilados, enterrados en fosas comunes como las del cementerio de San Rafael, de los que ya se ha obtenido el nombre de 4.100.

Actos en recuerdo de las víctimas

En febrero del 2005 se inauguró un memorial en Torre del Mar en recuerdo de las víctimas de la masacre, con la asistencia de algunos de los supervivientes del éxodo. Desde entonces, cada 7 de febrero se realiza allí una ofrenda floral que, desde 2007 está coincidiendo también con la llegada de una Marcha-Homenaje a las Víctimas de la Crta. Málaga-Almería.

Durante los últimos años se han realizado varios actos de recuerdo a las víctimas y supervivientes, así como una exposición fotográfica itinerante con el título El Crimen de la carretera Málaga-Almería.

Bibliografía

Enlaces externos

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

,

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente4.50/5

4.5/5 (8 votos)