Cofradía escolapias (Archidona)

De Malagapedia
Saltar a: navegación, buscar

Datos de interés

Jesús Nazareno
  • Distintivo: El escudo de la Hermandad lo constituye un pergamino sobre el que se inscribe las armas de la orden de la Escuelas Pías, con el anagrama de María bajo el cual figura al leyenda MP OY, bajo el pergamino se observan los extremos de la cruz con las iniciales J N R J (Jesús Nazareno rey de lo Judíos) todo ello orlado con una corona de espinas timbrada por la corona real.
  • Hábito: Túnica y Fajín de color morado, capa de color verde, capirote color morado, zapato negro y calcetín y guantes blancos.
  • Los Campanilleros y el Apostolado de Cruces túnica color morado y frontil verde sandalias negras y calcetín y guantes blancos, en el caso del apostolado se completa con cinturón de esparto, rosario y corona de espinas.
  • Los horquilleros túnica verde y cíngulo dorado, zapato y calcetín negros y guantes blancos.
  • Fecha de fundación: Primer tercio del s. XVI, la constancia documental más antigua de que se tiene constancia es una manda testamentaria de 1540 en favor de la Cofradía.
  • Aprobación estatutos vigentes: Año 1988.
  • Última elección de cargos de la Junta: Mayo de 2001.
  • Número de miembros: De hermanos de la Cofradía 1250. Miembros de la junta directiva 54.
  • Junta de Gobierno: La integran el Hermano Mayor, Vice-hermano Mayor, Secretario, Vice-secretario, Tesorera, Vice-tesorero, Albacea, Fiscal y Diputada de Cultos.
  • Día de la Cofradía: No tiene.
  • Costumbre peculiares o típicas:
  • La Subasta: coincidiendo con la celebración del Triduo a Ntro. Padre Jesús Nazareno los hermanos y devotos ofrecen diferentes productos que luego el último día serán objeto de pública subasta destinándose la recaudación a la Cofradía.
  • La Recorrida de Sampedros: la noche anterior a la salida penitencial los participantes en la misma recorrerán los domicilios de los llamados en Archidona Sampedros, que son las personas encargadas de las diferentes secciones y tronos, y en donde se agasajará a los asistentes con viandas finalizando en la Capilla delante de los Tronos con Nuestros Sagrados Titulares.
  • La Huida: durante la procesión el Apostolado de Cruces abandonará el cortejo procesional como símbolo del abandono de Jesús por los Apóstoles buscando refugio en la Iglesia más cercana para postrarse ante le monumento en representación de la Cofradía , reincorporándose posteriormente al cortejo procesional. Esto se llevará a cabo en tres ocasiones simbolizando las tres negaciones de Pedro.
  • Los Campanilleros: es un cuerpo emblemático en la Semana Santa de Archidona, se sitúa en la cabeza de procesión y la forman 15 miembros que irán tocando una campana anunciando que se acerca la procesión.
  • El Desfile: previo al inicio de la procesión los participantes en la misma recorrerán parte del recorrido de la procesión a paso ligero anunciando que aquélla va dar comienzo.
  • Actividades de la Cofradía:
1.- De Culto: Triduo y Solemne Función a Ntro. Padre Jesús Nazareno de jueves a domingo previos a cuaresma.
Misa y Vía-Crucis presidido por el Stmo. Cristo de la Expiración la semana anterior a la Semana de Pasión.
Participación en los Santos Oficios de la Cena del Señor y posterior traslado del Santísimo al Monumento previos a la salida penitencial.
Septenario a María Stma. del Amor y de la Sangre en la segunda quincena de septiembre.
2.- Actividades Caritativas-Asistenciales: Se llevan a cabo en coordinación con la Parroquia destinando un porcentaje de la cuota de hermanos a tal fin.
3.- Actividades Culturales: En el seno de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Archidona.
4.- De formación Cristiana: No se llevan a cabo.
Publicaciones de la Cofradía: Boletín informativo que se empieza a editar en 2001 como vía de comunicación con los hermanos.
Cofradías hermanadas: Actualmente no estamos hermanados con ninguna otra Cofradía o Hermandad.

Breve Historia de la Cofradía

La cofradía de la Santa Cruz de Jerusalén, Ntro. Padre Jesús Nazareno, Stmo. Cristo de la Expiración y María Stma. Del Amor y de la Sangre tiene una larga y dilatada historia a lo largo de la cual ha sufrido diferentes denominaciones y diversos avatares con momentos de esplendor y otros de menor empuje.

Tras la reconquista de nuestra ciudad en 1462 por las tropas cristianas se produce un proceso de cristianización de la sociedad, poco después de esta fecha tiene lugar el desplazamiento de la población desde la villa alta de la era musulmana a un nuevo asentamiento en la falda del monte que constituirá la actual Archidona, así la nueva población girará alrededor de las nuevas Iglesias y Capillas que irán articulando la nueva población y en las cuales se irán creando las distintas Hermandades y Cofradías.

Así pues, nos encontramos ya en la primera mitad del S. XVI con varias cofradías en nuestra localidad y entre ellas la nuestra, Cofradía de la Pasión y Sangre de Cristo como se denominó en sus orígenes, teniendo constancia documental de una manda testamentaria a favor de la citada Cofradía en 1540 lo que hace presuponer que ya existía previamente.

Dentro de la larga historia de nuestra cofradía podemos diferenciar tres épocas bien definidas: desde sus orígenes hasta 1757 , de 1757 hasta 1952 y desde 1952 hasta nuestro días.

El primer periodo, desde la primera mitad del s. XVI hasta mediados del s. XVIII, se va a caracterizar por la labor asistencial y de caridad, como el resto de cofradías de la época, de esta forma junto al culto público también se preocupará de la asistencia a los hermanos en sus entierros y a través de su Hospital de la Sangre, prestará auxilio a pobres y necesitados tanto de la ciudad como a los viajeros que enfermaran.

De esta época tenemos conocimiento de sus primitivas constituciones ordenadas en 13 capítulos y que fueron objeto de una trascripción y que junto a la concesión de unas indulgencias fueron aprobadas por el Papa Paulo V, dicho documento fue traducido a principios del s. XX y gracias a esta traducción hoy conocemos su contenido, ya que desgraciadamente desapareció en los acontecimientos de la guerra civil. En estas constituciones se concibe la Cofradía como una institución cerrada integrada por 84 miembros, doce de ellos de sangre y el resto de luz, era condición imprescindible para poder pertenecer a la hermandad ser cristiano viejo y ser residente en Archidona, así mismo se especifica las obligaciones y deberes de los hermanos y las posibles sanciones ante el incumplimiento de los mismos y también se regula expresamente como debía ser la procesión en la noche del Jueves Santo.

En este mismo periodo se tiene constancia de la Cofradía de la Veracruz, también con su sede en la Capilla del Hospital de la Sangre, que se venía considerando como origen remoto de nuestra Cofradía y que se ha vinculado con el culto a la Santa Cruz de Jerusalén. Dicha institución tiene numerosos altibajos hasta que en el año 1668 se le pierde la pista a raíz de unos pleitos con el Ordinario y se piensa que dicha Cofradía pudiera haberse integrado en la Cofradía dela Pasión y Sangre de Cristo titular del mencionado hospital y mucho más pujante.

Un hito importante y fundamental tendrá lugar en este periodo, la llegada de la Imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno en la transición del XVI al XVII, desde el momento de su llegada la devoción hacia esta Imagen irá creciendo como lo demuestra que ya en 1616 fuese sacado en procesión en rogativas por la lluvia, siendo muchas y frecuentes las mandas testamentarias de pedir misas ante el altar del “Santo Christo Nazareno” a lo largo de todo el s. XVII.

La segunda etapa de la Cofradía abarca desde 1757 a 1952 y coincide con el periodo de estancia de las Escuelas Pías en Archidona. A su llegada los Escolapios se instalarán en el antiguo Hospital y Capilla de la Sangre, reformarán ésta última dándole la fisonomía actual y aneja a la misma comenzarán a edificar el edificio de las Escuelas Pías, hoy instituto de secundaria. Desde su llegada tutelarán a la Cofradía que conocerá un periodo de esplendor bajo su dirección como lo demuestra la adquisición de enseres de valor para las imágenes como la Cruz de plata de Jesús Nazareno tristemente desaparecida, o el manto de procesión dela Stma. Virgen donado por la propia comunidad calasancia, o el resto de ajuar de platería de las Sagradas Imágenes y de los cuales solo se conserva la corona de la Virgen.

Presumiblemente es a lo largo del S. XVIII cuando se presupone que se unirían al cortejo procesional las Imágenes del Stmo. Cristo de la Expiración y de la Stma. Virgen del Amor y de la Sangre, dado que se consideran obras de finales del XVII. También en este periodo se abolirá el castigo público de los cortejos procesionales y posiblemente sea este el origen del apostolado de cruces, al sustituir los doce hermanos de sangre por otra forma de penitencia menos cruenta. Es en esta centuria cuando se cambia la denominación de la Cofradía que empezará a denominarse como de Jesús Nazareno.

Sin embargo al final del s. XIX y principios del XX asistiremos a una profunda crisis que afectará a todas las Cofradías y naturalmente también a la nuestra, agravada con la contienda civil. Crisis que culminará con la marcha de los Escolapios de nuestra localidad en 1952 después de dos siglos de tutela por dicha institución.

La tercera etapa de la Cofradía comprende desde la marcha de los escolapios hasta nuestros días, es un periodo en el que la propia Hermandad hubo de hacer frente a una situación de crisis importante en el sentir cofradiero de nuestra ciudad, fueron tiempos donde la emigración masiva de ciudadanos hicieron disminuir de forma importante la población de Archidona. Junto a esta circunstancia hay que tener presente un alejamiento de la población en todo lo relacionado con la Semana Santa y las Cofradías que en la década de los años 70 que pusieron en grave aprietos el futuro de las mismas. Gracias al empeño de una pequeña parte de los cofrades se superó esta crisis, y será a partir de la década de los 80 hasta nuestros días cuando asistiremos a una revitalización del movimiento cofrade con una participación e implicación masiva de la población que nos hace disfrutar de una segunda edad de oro de la Cofradías. Esto va conllevar una renovación profunda de los enseres procesionales y un mayor cuidado en todo lo relacionado con el culto público, una mayor atención a la conservación y restauración de imágenes.

En grandes rasgos esta es la dilatada historia de nuestra Cofradía que afronta el futuro con gran esperanza e ilusión y con la fuerza y el bagaje que dan los casi 500 años de existencia.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.20/5

2.2/5 (5 votos)