Cueva de los Porqueros (Mollina)

De Malagapedia
Saltar a: navegación, buscar

CUEVA DE LOS PORQUEROS En 1929, Breuil, Burkitt y Polloc publican en Oxford su obra “Rock Painting of Southern Andalucía” en la que se estudiaba –entre otras- la Cueva de los Porqueros en la Camorra. Esta cueva fue visitada por el arqueólogo francés Henri Breuil en 1918, el cual descubrió las pinturas rupestres que reproducimos en la página de la izquierda. Tanto las pinturas del interior de la cueva como las exteriores representan a personas de forma esquemática –tipo cruciforme- teniendo una de ellas lo que parece ser un hacha al extremo de uno de los brazos. El representar al hombre obedece a una idea firme y precisa, seguramente de tipo religioso. El colorido de las mismas – en ocre rojo y violeta- estaba ya muy perdido cuando fueron descubiertas. La fecha en que fueron pintadas se puede situar entre el 2000-25000 a. De C., aproximadamente cuando se construyeron los dólmenes de Menga y Viera de Antequera. En esa época el hombre ya practicaba la agricultura –cereales fundamentalmente- y la ganadería, tiene vida sedentaria y una relativa seguridad en la obtención del sustento que ya no depende exclusivamente del disfrute azaroso de los productos que ofrece la naturaleza al hacer provisión de alimentos, creando una economía previsora, con lo que desaparece –o se atenúa- el miedo al hambre propio del Paleolítico. Con el miedo se van desvaneciendo las concepciones mágicas y van apareciendo los ritos y cultos y la necesidad de ídolos y amuletos. Quizá para satisfacer esa necesidad se dibujaron las pinturas rupestres de la Cueva de los Porqueros en la Camorra que pasan por ser la primera representación del arte de la pintura en Mollina.

Pintura en Cueva de los Porqueros.gif

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: Este trabajo fue publicado en el programa de feria de 1987 por Don Antonio García López. Incluye los dibujos tomados del trabajo de Giménez Reyna sobre las pinturas de la cueva de los Porqueros según Breuil.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.4/5 (7 votos)