Frigiliana

De Malagapedia
Saltar a: navegación, buscar
Comarca:
La Axarquía
Población:
2.978 habitantes.
Altitud:
320 metros.
Superficie Física:
41 kms2.
Gentilicio:
Frigilianense


Atención

El contenido de las secciónes "Descripción" y "Geografía" tiene contenido oculto debido a una posible infracción de Copyright. Consulta la pestaña de conversación para más información al respecto


Descripción

En la zona más oriental de la comarca malagueña de la Axarquía, en el Parque Natural de las Sierras de Almijara, Tejeda y Alhama, se descubre, asomada al Mediterráneo, la Villa de Frigiliana, con una población aproximada de 3.000 habitantes. A trescientos metros sobre el nivel de mar y con un microclima subtropical, surge, como despertando del pasado, su elogiado y premiado Casco Histórico, de herencia morisca, donde las calles estrechas, sinuosas y empinadas, los pasadizos, adarves y revellines forman un singular entramado urbano de pequeñas casas que se encaraman unas sobre otras. Se trata de una estructura a la que muchos han calificado como el conjunto arquitectónico popular de origen árabe más puro de la provincia de Málaga. Entre los reconocimientos oficiales otorgados destacamos el 1º Primer Premio Nacional de Embellecimiento de los Pueblos de España.


Geografía

Clima

Comunicaciones

Carreteras

Callejero

Callejero de Frigiliana

Demografía

Ver datos estadísticos de la población de Frigiliana


Economía

Ver Datos estadísticos de la economía de Frigiliana

Historia

Hacía el 3000 a. de J.C., finalizando el Neolítico, el hombre primitivo vivió en cuevas y abrigos rocosos de estos parajes, donde posteriormente se hizo sedentario.

Hay en Frigiliana, al noroeste del casco urbano, un importante menhir que, por sus características, se puede afirmar que corresponde al cultura de El Argar.

Los colonizadores fenicios nos dejaron una necrópolis paleopúnica de túmulos, del siglo VII a. de J.C., en el primitivo Cerrillo del Tejar, hoy conocido como el Cerrillo de la Sombras, de la que se conserva la necrópolis.

Fuera de estos lugares también han aparecido monedas de las épocas fenicia y romana. Como las que aparecieron en el Cerrillo del Tejar en 1965.

De la presencia romana proviene probablemente el nombre del pueblo, ya que se da por sentado que la palabra Frigiliana parece provenir de la unión de Frexinius (personaje romano del que nada se sabe) y -ana que junto al patronímico anterior puede significar villa, cortijo o lugar de Frexinius.

En los primeros años del siglo V, el Fuerte romano de Frigiliana fue destruido parcialmente por los pueblos vándalos.

Es probable que desde esa época, según Plinio, la agricultura extensiva de Frigiliana fue el viñedo, actualmente se ha sustituido por el cultivo de frutos tropicales.

En el 711, con el desembarco del capitán bereber Tarik en Gibraltar, se inició la conquista musulmana de la Península, quedando toda esta comarca bajo el poder del Islam.

Los árabe introdujeron la transformación de la agricultura construyendo parte del sistema hidráulico de acequias y albercas que todavía se conservan. Introdujeron cultivos nuevos como la caña de azúcar y variedad de cultivos de huerta.

Finalizando el siglo IX, se levantó el castillo árabe, que ocupó una superficie de unos cuatro mil metros cuadrados, Disponía de agua procedente de la acequia, que le llegaba a través de un pequeño acueducto que había construido anteriormente para el servicio militar de la fortaleza. Esta importante defensa fue destruida por los ejércitos cristianos en 1569, tras su rendición a las tropas de Luis de Requesens, en una de las últimas acciones contra el levantamiento morisco, ya que en ella se habían concentrado los huidos de la Alpujarra y de la comarca de Vélez. Los moriscos fueron enviados a Extremadura, Zamora, etc, y Frigiliana fue repoblada por cristianos viejos procedentes de Granada y Valencia fundamentalmente. Sólo queda del castillo algunos restos de su cimentación y parte del rampa de acceso.

En 1982 se colocó en las paredes del barrio morisco, doce paneles de cerámica donde se narra el levantamiento de los musulmanes y la batalla del Peñón de Frigiliana.

Finalizando el siglo XVI, los Manrique de Lara, de la nobleza malagueña, que poseían el señorío de estos lugares desde 1508, levantaron a sus expensas la casa solariega conocida hoy por el Ingenio o Casa de los Condes. Este gran edificio, de estilo renacimiento, cuya superficie sobrepasa los dos mil metros cuadrados, se construyó en parte con materiales procedentes del castillo árabe. En la actualidad, esta enorme mansión está destinada, entre otras actividades, a la fabricación de la única miel de caña que se produce en Europa. Levantaron asimismo estos señores, también por estas fechas, el palacio del Apero, destinado a granero, caballerizas y útiles de labranza. Actualmente está destinada en su parte baja a Oficina de Turismo y salón de exposiciones y en el parte alta a Biblioteca Municipal.

El 24 de mayo de 1640, por real cédula de Felipe IV se concedió a Frigiliana el título de Villa, independizándose, de esta forma, de la jurisdicción de Vélez-Málaga. Se creó el término municipal, se establecieron el Ayuntamiento y la Justicia y se formó el primer censo de población, que dio ciento sesenta habitantes.

Por estas fechas, el señor de la Villa construyó la Fuente Vieja, a la que entonces se dio el nombre de Fuente Nueva, colocando en ella su escudo de armas.

En 1676 se terminaron las obras del templo parroquial, costeadas por Manrique de Lara, señor de la villa, y dirigidas por el arquitecto Bernardo de Godoy. Ocupa esta construcción una superficie de seiscientos veinte metros cuadrados y, en general, es de estilo renacimiento. Tiene planta de cruz latina, con ábside en el presbiterio. El cuerpo principal del edificio lo componen tres grandes naves, siendo más espaciosa la central. Más recientemente se ha modificado el Retablo frontal, los tronos de algunas imágenes y se esta intentando sacar a la luz algunas pinturas que en un principio tuvieron los arcos laterales.

En el siglo XVIII se hizo cargo de la parroquia D. Bernardo de Rojas y Sandoval, permaneció como cura párroco durante cuarenta y siete años; fomento la reglamentación de las cofradías locales, hizo fundaciones de obras pías y capellanías. Era un excelente calígrafo, dejando un curioso archivo de interesantes documentos. A final de este siglo se reglamentó la cofradía de las Benditas Animas tenía por cometido aplicar misas por las almas de los difuntos y hacer novenas. Los hermanos mayores más antiguos de los que se tiene referencia fueron D. Antonio Rodríguez y D. Andrés Arrabal.

En 1771 se aprobó la constitución de la hermandad de Nuestra Madre y Señora de los Dolores; al año siguiente la hermandad adquirió túnicas para uniformar a los hermanos en las procesiones, siendo por tanto la primera vez que se usaron en Frigiliana. Son de este siglo la carátulas de los apóstoles que salen en las procesiones de Semana Santa.

En 1752 se inició en Frigiliana la composición del catastro llamado del Marqués de la Ensenada, que se conserva en nuestro ayuntamiento. Como documento estadístico es de un valor incalculable, lo mismo que como obra histórica y caligráfica.

En 1767 se construyó un silo para el almacenamiento de granos en los Pósitos. Situado en lo que actualmente son las primeras casas de la calle Real en su parte izquierda.

Los primeros años del siglo XIX nuestro pueblo se vio envuelto en la guerra contra los franceses, es famoso de esa época el cura-guerrillero D. Antonio Muñoz. Entre los años 1810 y 1812 desaparecieron en Frigiliana varios soldados franceses, estos tomaron venganza y ahorcaron a algunos vecinos de la villa en el paraje “La Horca”, nombre que recibió el lugar a partir de estos hechos. A mediados de 1812 no quedaron tropas francesas en esta zona.

En noviembre de 1833 fue cuando Frigiliana perteneció oficialmente a la provincia de Málaga, ya que hasta esta fecha dependió indistintamente de la Intendencia de Málaga o de la Real Chancillería de Granada.

Por esta mismas fechas ya se tiene constancia de la existencia de la Casa Consistorial en el mismo lugar donde se encuentra actualmente, donde el Ayuntamiento en 1844 redactó las primeras ordenanzas municipales de esta villa.

El final del siglo XIX presidido por varios acontecimientos de interés como las partidas de bandoleros que sembraron el terror en Frigiliana y sobre todo la aparición de la Filoxera que afecto a los viñedos y supuso la ruina de muchas familias.

Los albores del siglo XX trajeron a Frigiliana los primeros síntomas del progreso cuando la empresa Ntra. Sra. de los Angeles instalo tendido eléctrico en el término municipal, y se inauguró un año después el primer alumbrado público con un presupuesto total que ascendió a la friolera de 950 Ptas. Pero la constante de estos primeros años de la centuria fue la crisis económica arrastrada ya desde el siglo anterior, reflejada en el territorio de Frigiliana en una crisis agraria que llegó a límites de desesperación y que produjo varias manifestaciones de obreros y sus mujeres a las puertas del Ayuntamiento pidiendo “pan y trabajo”.

La década conocida en España como Los Locos Años Veinte, estuvo marcada en la Villa por los reiterados terremotos de 1921, 1922 y 1924 a lo que se sumó el devastador huracán de 1928 que arrasó todo lo que encontró a su paso ocasionado un muerto, varios heridos e incuantificables destrozos en los campos. En cuanto al plano político la dictadura de Primo de Rivera trajo estabilidad social y mejoras económicas.

Las convulsiones políticas que desembocaron en la dimisión del gobierno de Primo de Rivera dieron paso a las elecciones municipales de Abril del 1931.

El 26 de febrero de 1936, tras las elecciones generales celebradas en pasado día 16, se destituyó la Corporación Municipal existente haciéndose cargo del Ayuntamiento el Bloque Popular de Izquierdas (Frente Popular), que inició una política discriminatoria de clases y partidos, lo que dio lugar a que cundiera el pánico y el desorden en todo el ámbito local.

Durante la Guerra Civil nuestro pueblo sufrió igual que el resto de España, hubo muertos en ambos bandos y sufrimiento para todos.

Entre 1945 y 1951, nuestro termino municipal estuvo sometido al bandidaje de la llamada “gente de la sierra”. Estaba compuesta esta banda por cerca de quinientos guerrilleros, de los que veintitrés eran naturales de Frigiliana. Los secuestros, crímenes, robos, atracos y asaltos fueron tan frecuentes que la población civil estuvo aterrorizada y avasallada, tanto por las fuerzas de la Guardia Civil como por los bandidos, ya que unos y otros aprovecharon la ocasión y su respectivas posiciones para tomar venganza de aquello que consideraba no simpatizantes con sus causas.

Las décadas que se han sucedido desde los 60 hasta nuestros días han venido marcadas por la realización de gran cantidad de obras públicas que han configurado mediante respeto a su pasado lo que es la Villa de Frigiliana en la actualidad. Los años 70 y 80 son decisivos en la promoción cultural , nunca había habido tantos jóvenes cursando estudios superiores y actualmente ejercen sus distintas profesiones en toda la geografía nacional. Aquello fue una auténtica “revolución cultural”.

En el marco económico se evolucionado hacía una nueva forma de entender la agricultura aunque el soporte de la estabilización de la clase trabajadora ha sido el turismo y la construcción.

En los últimos años del siglo 20 se creó ”La cofradía del Resucitado”, que con sus túnica blanca y capa verde pone colorido y alegría al fin de la Cuaresma. También en este siglo se creo la Banda de Música formada por niños y jóvenes de ambos sexos.

Frigiliana ha sido galardonado dos veces en el Concurso de Mejora y Embellecimiento de los Pueblos de la Provincia: 1961(segundo premio) y 1967 (primer premio). En 1982 recibió el Primer Premio Nacional Embellecimiento de los pueblos de España y en 1988 fue galardonada con el Primer Premio del Concurso de Mejora y Embellecimiento de los Pueblos de Andalucía.

Lugareños ilustres

Cultura

Puntos de interés

Monumentos religiosos

Prensa

Gastronomía

" Ver articulo sobre la ""gastronomía de frigiliana""

Fiestas

Un Poco de historia:

En los años finales del siglo XIX y en el primer tercio del XX, se cantaban verdiales por la Panda de los Locos, se entonaban los “mayos, se sacaban comparsas y máscaras de carnaval, se daban cencerrazos a los viudos que volvían a casarse con personas solteras, se bailaba a la rueda en las calles y en el campo, se entonaban canciones acompañadas del toque de la zambomba, se celebraban peleas de gallos, se practicaba el tiro al gallo, se competía a rajar la caña, se criaba en las calles el “marrano de San Antón”, se festejaban el Día de la Cruz y el Día de las Candelarias, salían pastorales, los niños y jóvenes se entretenían jugando a las perrillas y a la charpa... En la temporada de las cañas se iba a las “mondas”, y por San Juan, San Pedro y Santiago se bajaba a la playa. Tras la guerra civil, desaparecieron muchas de estas tradiciones y pasatiempos. Últimamente, se han recuperado algunas pero de otras no sabemos si se han perdido para siempre. Además de las anteriores prácticas y entretenimientos, las fiestas religiosas se hacían con mucho fervor y solemnidad, como eran la Función de San Sebastián, la Semana Santa y el Día del Señor.

En enero son las San Sebastián, en febrero los Carnavales, entre marzo y abril Semana Santa, a principios de Mayo el Día de la Cruz, el 13 de Junio se celebra el día del Patrón San Antonio, a principios de agosto Certamen de bailes populares, a mediados de agosto también se celebra el Festival Flamenco y Encuentro de bandas y a finales de agosto Festival 3 Culturas.

Video

{{{descripción}}}

Parque Natural

Manantiales y Fuentes

Sociedad

Ver datos estadísticos de la sociedad de Frigiliana


Centros educativos

Centros de Salud

Deportes

Instalaciones deportivas


Referencia

Entradas relacionadas

Enlaces externos

Principales editores del artículo

Hay 13 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente1.56/5

1.6/5 (9 votos)